Related Posts with Thumbnails

Champiñones al ajillo




Las calorías de esta receta dependerán de la cantidad de aceite que utilicemos, por eso debemos medirlo. Se le puede añadir otros ingredientes para hacerlo un plato completo: pavo, jamón magro, gambas...
Si te sobran unos pocos, no dudes en probar Tosta de champiñones y jamón serrano.




  • 500 gr. de champiñones frescos
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • 4 ó 5 dientes de ajo
  • perejil
  • medio vaso de vino blanco
  • sal



Limpiamos los champis, reservamos. Picamos muy menudito los dientes de ajo. Lavamos el perejil y lo picamos finamente.

Ponemos el aceite en una sartén o cacerola, no hace falta mucho, lo justo para dorar un poco el ajo, con cuidado de no pasarse, ya que al estar tan picadito puede quemarse con facilidad.

A continuación añadimos los champiñones (enteros, laminados o partidos a nuestro gusto), salteamos un poco y añadimos los ingredientes restantes: el perejil (muy importante, ya que hará que el champiñón no se oxide y mantenga un color claro), el vino y la sal.

Esperaremos a que se evapore un poco el vino y podemos taparlos para que suelten bien su propia agua, que tienen mucha. En 10 minutos tendremos lista la guarnición para cualquier comida baja en calorías (dependiendo del tamaño y el corte que le hayamos dado).


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada