Related Posts with Thumbnails

Caldo morado (Sopa de lombarda)


Esta receta ha surgido de la necesidad de tomar (de una forma diferente a saltearla) una lombarda enorme que me llegó en la última cesta de verduras de consumo responsable que recibo cada 2 semanas. 
Es una especie de caldo verde portugués, pero usando lombarda en vez de berza. En este caso he pasado de usar chorizo, y he "enriquecido" la sopa con un huevo duro.
Sano, sanísimo. Y tiene un color precioso, ¿Verdad? :)


  • 400 gr. de col lombarda
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • aceite de oliva
  • 500 gr. de patatas
  • 1 litro y ½ de agua o caldo (de pollo, jamón, verduras...)
  • sal
  • pimienta negra de molinillo
  • perejil picado (para servir)
  • aceite de oliva virgen extra (para servir)



Picamos los dientes de ajo, la cebolla y los rehogamos en 4 cucharadas de aceite de oliva, a fuego medio.
Tras 5-10 minutos, cuando empiece la cebolla a trasparentar, añadimos las patatas troceadas como para tortilla. Dejamos que se cocinen unos 5-10 minutos más y cubrimos con agua o caldo caliente. Salpimentamos.

Subimos la potencia del fuego y dejamos que hierva el tiempo suficiente para que las patatas se hagan. Dependerá de la calidad de las patatas y el tamaño de los trozos que las hayamos cortado.

Después de unos 10 minutos cociendo, trituramos todo, para que nos quede un puré sueltito y líquido.



En una sartén con otras 4 cucharadas de aceite, salteamos durante unos 10 minutos la lombarda lavada y cortada en juliana fina.
(Podemos añadir la lombarda directamente al caldo y que se cocinen allí directamente, pero de esta forma la sopa tiene otro "toque".)



Sólo queda presentar nuestra sopa, añadiendo un hilo de aceite de oliva en crudo y algo de verde picado, en este caso la enriquecí con un huevo duro, y adorné con perejil.



Desayunos en Ourense: Café Pacífico



Dónde: Rúa Pena Trevinca, 37 / Zona San Francisco, Ourense (pág. de Facebook Café Pacífico)
Qué: Café grande con leche de soja + tostada de pan rústico con tomate y aceite de oliva.
Cuánto: 2'30€



El Café Pacífico lleva en esta ubicación desde los años 70, pero desde hace 2 años el proyecto es diferente. Fran, la 3ª generación en este negocio, le ha dado un giro total al local, no sólo estéticamente.


Vamos a centrarnos en los desayunos, que es por lo que os escribo hoy:

  • Disponen de diferentes tipos de leche, también vegetales (entera, desnatada, sin lactosa, de soja, de arroz...).
  • Todas las infusiones de las que disponen son orgánicas.
  • La pastelería y bollería es elaborada por ellos en el propio local, el obrador se ve activo todo el día. Si preferimos llevárnoslo a casa, tienen unas vitrinas con una amplia variedad donde podemos elegir las productos artesanos que más nos apetezca: larpeiras, pastéis de Belém, napolitanas, bica, magdalenas, galletas, cañitas, palmeras... y tartas variadas.
  • También tienen despacho de pan, de la panadería Cumial.
  • Las tostadas pueden ser de pan rústico, de molde artesano o de pan de centeno; y para acompañar: tomate y aceite, miel y canela o mantequilla y mermeladas.
  • Disponen de productos para celíacos por encargo.
  • Ofrecen chocolate a la taza, también para llevar, hecho en el local o en bolsitas a granel para prepararlo en casa. Ellos mismos hacen sus propias mezclas a partir de cacao puro.



El local dispone de mesitas pequeñas y una más grande donde se pueden encargar menús hechos a medida. Están trabajando para poder ofrecer un menú de lunes a viernes al mediodía, será a partir de enero.
Si queremos ir con nuestros perritos adorables, tenemos un par de mesas fuera.
Dispone de Wi-Fi.

Como curiosidad, están preparando unas sesiones de brunch para los domingos: un menú cerrado, dulce-salado, y con música en directo. No nos lo perderemos.

HORARIOS:
- de lunes a viernes: 7:30
- sábados: 8:30
- domingos: 9:30




Más desayunos por Galicia:

Salsa blanca para kebab




Esta salsa resulta deliciosa para preparar unos rápidos sandwiches, wraps o fajitas. Pega genial con rellenos vegetales, con atún, con pollo... o como en este caso, con un kebab casero hecho con sobras del cordero asado del día anterior.
Podéis ajustar el tema de las calorías prescindiendo de la mahonesa. Y si no tenéis en ese momento en casa, también podemos usar el equivalente en aceite de oliva.

Si queréis una salsa más ligera y líquida, id añadiendo leche hasta conseguir la textura que más os guste.

Si el plato que va a acompañar no lleva cebolla, a mí me gusta picar finamente un poco y añadirla a la salsa. ¡Con patatas asadas está buenísima!



  • 1 yogur de tipo griego (125 gr.)
  • 2 cucharadas de mahonesa
  • 1 pizca de pimienta negra molida
  • 1 pizca de pimentón
  • 1 pizca de comino
  • 1 diente de ajo hermoso prensado o rallado (o 1 cucharadita de ajo en polvo)
  • sal
  • 1 cucharadita de hierbas (provenzales, perejil, orégano, hierbabuena...)
  • sal 


opcional:

  • leche
  • un poco de cebolla tierna picadita 
  • unas gotas de limón exprimido





Mezclamos bien todos los ingredientes, y listo.

Al probar la salsa ajustaremos la dosis de los ingredientes que más o menos nos gusten.




Almejas de Carril.
"HECHO A MANO. HISTORIA DE UNA PROFESIÓN".
El documental de los parquistas de Carril.





El 28 de noviembre se presentó en Carril (Vilagarcia de Arousa) el vídeo "Hecho a mano. Historia de una profesión", y yo quiero compartirlo con vosotros para ayudar a poner en valor uno de los productos más importantes que tenemos en Galicia.
Debemos valorar su calidad, entender el porqué de su precio en el mercado, y sobre todo, distinguir esa calidad como consumidores finales.


Hecho a mano. Historia de una profesión.
Así se titula el cortometraje documental que narra una historia de 500 años de tradición marinera en la Ría de Arousa.
Con este trabajo se ha querido mostrar al público la cara desconocida de las Almejas de Carril (que no es un tipo de almeja sino un sitio concreto de la Ría de Arousa donde se cultivan).


Cada parquista de Carril (se denomina así a los integrantes de la Agrupación de Productores de Parques de Cultivo de Carril) cuida su propia parcela acondicionando la arena y limpiando los fondos de algas, fangos y depredadores. Cada productor obtiene así (del medio natural) captaciones de almejas autóctonas y berberecho (las semillas), complementando la producción con las procedentes de semilleros.


*Ver información sobre las especies de almejas cultivadas en Carril.
*Ver tutorial sobre cómo diferenciar las almejas gallegas. (Vía Rocío "Cocina de mi abuelo")





Mi receta de Almejas a la marinera

Mi receta de Fabes con almejas






+ información:
 AGRUPACIÓN DE PRODUCTORES DE PARQUES DE CULTIVO DE CARRIL. http://agrupocarril.blogia.com/


Arroz meloso con calabaza [Thermomix]



Esta receta es una de las del libro " 100 Recetas Económicas" de Vorwerk. 

Es una receta muy versátil, ya que podemos seguir los mismos pasos y usar otras verduras que estén en temporada. 
Rápido, fácil, sano y barato.


Otra opción es dorar taquitos de beicon en vez de hacer el jamón crujiente en el micro. 
Si queremos una receta totalmente vegana, prescindiremos del jamón y del queso.


  • 2 dientes de ajo
  • unas ramitas de perejil fresco (sólo las hojas)
  • 60 gr. de aceite de oliva virgen extra
  • 250 gr. de calabaza cortada en daditos
  • 1 pellizco de hebras de azafrán
  • 900 gr. de caldo de pollo (ó 900 gr. de agua + 1 cucharada de concentrado de pollo o de verduras)
  • 300 gr. de arroz redondo (vaporizado NO)
  • 50 gr. de queso rallado tipo parmesano
  • unas lonchas de jamón serrano (o beicon) para decorar



Ponemos en el vaso el ajo y el perejil. Troceamos 5 segundos en velocidad 5. Con la espátula bajamos los restos desperdigados por las paredes hacia el fondo.

Incorporamos el aceite y los dados de calabaza. Rehogamos durante 6 minutos, temperatura varoma, giro a la izquierda, velocidad cuchara.

Añadimos el azafrán y el caldo. Programamos 10 minutos, 100º, giro a la izquierda (que ya estará memorizado) y velocidad cuchara.

Añadimos el arroz a través del bocal y programamos 10 minutos, 100º, giro a la izquierda (que ya estará memorizado) y velocidad cuchara.

Inmediatamente después, incorporamos el queso rallado por el bocal y programamos 3 minutos más a la misma temperatura y velocidad.

Mientras tanto, ponemos el jamón en el microondas entre hojas de papel absorbente de cocina, hasta que esté crujiente. Entre 1 y 3 minutos será suficiente, según la potencia del micro. Cuidado con no pasarse porque la grasa en el micro se quema con facilidad. Es mejor programarlo "a los pocos" e ir comprobando que no nos pasamos.

Cuando termine el tiempo programado, vertemos el arroz en una fuente y dejamos reposar un par de minutos. Extendemos para que los granos queden bien repartidos y así el caldo penetre más o menos por igual.

Presentamos en la mesa decorando con el jamón en tiras y más perejil. Listo.



Crema de calabaza al curry
con leche de coco
[Thermomix]




La leche de coco es un compuesto a base de pulpa de coco rallada y agua. No debemos confundirla con el agua de coco, que es el jugo que encontramos en el interior del coco. Tiene propiedades depurativas, ya que, además de ser diurética, tiene un alto contenido en fibra. Además, es muy rica en calcio y fósforo.
Esto, junto las propiedades antioxidantes de la calabaza y la gran cantidad de betacarotenos que posee, hace de esta receta un plato sanísimo además de sabroso.

Si usamos caldo vegetal tendremos un plato totalmente vegano.


  • 350 - 400 gr. de calabaza
  • 1 patata mediana
  • 1 cebolla pequeña
  • 2 dientes de ajo
  • 50 gr. de aceite de oliva virgen extra
  • un poco de jengibre fresco (opcional)
  • 600 gr. de caldo de pollo desgrasado (ó 600 gr. de agua + 1 cucharada de concentrado de caldo de pollo casero)
  • 1 cucharadita colmada de curry en polvo
  • 1 lata de leche de coco
  • sal


Pelamos y cortamos en cuartos la cebolla y la ponemos en el vaso con los dientes de ajo.
Picamos durante 6 segundos a velocidad 4.
Añadimos el aceite y programamos 5 minutos, temperatura varoma, velocidad 2.

Pelamos y quitamos las pepitas a la calabaza, la troceamos y añadimos al vaso.
Agregamos la patata, también pelada y troceada, el cucharadita de curry y una pizca de sal.
Trituramos 6 segundos a velocidad 5.
Incorporamos el caldo y la leche de coco y programamos 20 minutos a 100º, velocidad 2.

Una vez transcurrido el tiempo trituramos todo muy fino durante 15 segundos en velocidad máxima.

Rectificamos el punto de sal y servimos muy caliente en cuencos con unos picatostes, unas setas a la plancha o, como en este caso, con unas gambas peladas a la plancha o al microondas.




VIÑERÓN 2013
30 de noviembre
Cidade da Cultura (Santiago de Compostela)


VIÑERÓN, LOS MEJORES VITICULTORES DE LA GALAXIA EN EL FESTIVAL DE LOS VINOS MÁS INDIES. 




La segunda edición de esta exitosa “quedada” vitivinícola se celebrará el próximo sábado 30 de noviembre de 2013 en la Cidade da Cultura de Santiago de Compostela.

Se trata de un nuevo concepto de feria vitivinícola adaptado a las demandas de los apasionados del vino, propiciando el encuentro directo con 20 de los mejores viticultores de la vanguardia creativa europea (España, Portugal, Francia y Alemania).

El Viñerón es un encuentro dirigido a los aficionados y entusiastas del vino; a los profesionales de los sectores hostelero, agroalimentario y turístico; a bloggers y medios de comunicación especializados; y a todo aquel que desee conocer los trabajos que están destacando en el mundo del vino, catarlos y quizás llevarse alguna botella a casa.



Los asistentes podrán disfrutar del Viñerón 2013 en 2 formatos:

  1. Feria (de 15:00 h. a 21:30 h.)
  2. Feria + Cocktail (a partir de las 22:30 h. en la cantina de la Cidade da Cultura)
    El cóctel-cena se acompañará con vinos seleccionados por los viticultores, el momento ideal para cambiar impresiones con ellos. 

Más información sobre el evento y cómo conseguir tu entrada en:
 www.institutogalegodovino.com


La primera edición se celebró en Pepe Vieira (Camiño da Serpe, Poio, Pontevedra), donde los amantes del buen beber disfrutamos al máximo con la presencia de grandes viticultores y sus vinos. La jornada fue vinolvidable.


Este año volverán a sorprendernos. Y será en el impresionante marco de la Cidade da Cultura, junto a los artistas de otras disciplinas, el lugar ideal para estos locos de la belleza.

Como agradecimiento al apoyo que he venido profesando hacia las iniciativas de Xoán Cannas (la programación del Aula del Vino en NovaCaixaGalicia, el Curso Superior de Sumiller Profesional, y eventos como el Viñerón o los Premios Magnum do Viño Galego) el gerente del Instituto Galego Do Viño, Jorge Vila, ha puesto a mi disposición 4 entradas individuales para sortear entre mis seguidores amantes de los buenos vinos que quieran asistir.




#SORTEO

Para eso he decidido realizar un sencillo concurso entre los que queráis participar. Sólo tendréis que enviar un correo electrónico (antes del viernes día 15 de noviembre, inclusive) a: tesouro.maria@gmail.com con vuestro nombre completo y poniendo en asunto "Sorteo Viñerón".

Yo os responderé uno a uno para confirmar que entráis en el sorteo, y a lo largo del fin de semana llevaré a cabo un sorteo on-line (mediante www.sortea2.com) en el que saldrán al azar los cuatro nombres que estarán registrados en la lista de acceso al evento.
El lunes día 18 publicaré el nombre de los ganadores tanto en el blog (editando esta entrada) como en mi perfil personal de Facebook y Twitter, además de confirmarlo vía mail a los afortunados.

Cualquier duda podéis dejarme un comentario en esta entrada, o poneros en contacto conmigo vía twitter, facebook o la dirección de correo electrónica que os facilito.
Mucha suerte a todos.
Nos vemos el 30 de noviembre, a la hora "friki", en la Cidade da Cultura, . ;)






  • "Si bien la penicilina cura a los hombres, el vino los hace felices" (Alexander Fleming)

más citas y refranes sobre el vino




*Entrada editada con los ganadores del sorteo:



Tarta de Santiago [Thermomix]




La auténtica tarta de almendras compostelana sólo lleva azúcar, huevos y almendra cruda molida. Así que es apta para celíacos.

Tiene que ser redonda, con cubierta de azúcar glas y con la Cruz de la Orden de Santiago como seña de identidad propia.

La textura esponjosa y granulada a la vez.
Existen dos presentaciones básicas, tarta forrada, es decir, con base (de masa quebrada u hojaldre) y tarta sin forrar (la que os presento aquí). 

Es muy fácil de hacer si tenemos harina de almendra, pero con nuestra thermomix podemos hacerla nosotros mismos y así asegurarnos de la calidad de ésta, que debe ser excelente.


  • 250 gr. de almendras crudas
  • 200 gr. de azúcar
  • piel de 1 limón pequeño (sólo la parte amarilla)
  • 4 huevos
  • mantequilla (para engrasar el molde)
  • azúcar glas (para espolvorear)



Precalentamos el horno a 180ºC.

Ponemos las almendras en el vaso y trituramos programando 15 segundos, velocidad 5.
Retiramos del vaso y reservamos esta harina.

Sin lavar el vaso, ponemos el azúcar y programamos 10 segundos, velocidad progresiva 5-10.
Añadimos la piel de limón y programamos 10 segundos, velocidad progresiva 5-10.
Incorporamos los huevos y mezclamos programando 10 segundos, velocidad 4.
Agregamos las almendras molidas reservadas y programamos 5 segundos, velocidad 3.
(En estos pasos vamos bajando con una lengua lo que nos haya podido quedar pegado a las paredes del vaso)

Vertemos la mezcla en un molde engrasado con mantequilla y con la base cubierta con un círculo de papel vegetal del mismo diámetro, (para que no se pegue y sea más fácil desmoldar).

Horneamos durante 15 ó 20 minutos, hasta que esté doradita y cocida.

Dejamos enfriar y desmoldamos.

Adornamos la tarta poniendo la silueta de una cruz de Santiago (en papel) y espolvoreando toda la superficie con azúcar glas.
Retiramos el papel con el dibujo con cuidado, y lista para disfrutar.


Tarta de orujo [Thermomix]



Esta tarta se puede hacer tal cual la he puesto, sin ninguna base, o con capa de bizcocho genóvés (emborrachado en un poco de orujo y azúcar, en crema de orujo, o simplemente en almíbar) o con una base de galletas, o de pasta sablée horneada.

Podemos utilizar crema de orujo (si queremos un sabor a orujo más ligero todavía) u otro licor que nos guste, pero ya no sería tarta de orujo. ;)

No se considera aguardiente u orujo el destilado resultante de haber macerado frutas en alcohol, es decir, destilar un “alcoholado”. Por ejemplo: es completamente distinto el sabor y carácter de la bebida resultante de haber destilado sidra, que el de la bebida resultante de haber macerado manzanas en alcohol, con o sin posterior destilación. ¿Verdad? Pero eso no quita que se pueda hacer, y que esté riquísimo.

Fuente y receta sin Thermomix: La cocina de Auro


  • 4 yemas de huevo 
  • 50 + 50 gr. de azúcar 
  • 80 gr. de leche
  • 5 hojas de gelatina 
  • 50 gr. de orujo 
  • 600 gr. de nata para montar


Almíbar para decorar:

  • 150 gr. de azúcar moreno
  • 180 gr. de agua 
  • unas gotas de zumo de limón 
  • 4 cucharadas de orujo
  • 2 hojas de gelatina



Vertemos la nata en el vaso con 50 gr. de azúcar.
Programamos velocidad 3 y ½ con mariposa (y vigilando por el bocal que no se nos pase y se haga mantequilla).
Reservamos en un bol grande.
*Recordad que la nata, para que monte perfectamente, tiene que tener un 35% de materia grasa como mínimo y estar muy muy fría (pegada a la pared posterior de la nevera, NO en la puerta). Y el vaso de la Thermomix no debe estar caliente.

Ponemos en remojo las hojas de gelatina en un bol con agua y dejamos que se hidraten unos minutos.

Ponemos en el vaso la leche, las yemas y 50 gr. de azúcar (el restante). Programamos 4 minutos, 90º, velocidad 4.
Al terminar este tiempo añadimos el orujo y la gelatina escurrida.
Mezclamos 1 minuto a velocidad 3, ya sin temperatura.
Dejamos templar.

Antes de que enfríe del todo se lo añadimos a la nata reservada, mezclando con suavidad con movimientos envolventes, para que no se nos baje. Lo ideal serían unas varillas.

Volcamos en el molde (damos unos golpes contra la encimera, para que la mezcla asiente, o nos ayudamos de una cuchara) e introducimos en la nevera unas horas hasta que cuaje.


Decoramos con el almíbar.
*La tarta tiene que esta totalmente cuajada (si no, la cobertura se hundiría, no quedaría en la superficie) y el almíbar tiene que estar ya casi frío del todo.

Vertemos en el vaso el agua, el azúcar moreno y el zumo de limón.
Programamos 10 minutos, 100º, velocidad 2.

Cuando termine el tiempo, dejamos templar un poco, añadimos el orujo y 2 hojas de gelatina previamente hidratadas en agua y escurridas, y mezclamos 30 segundos (ya sin temperatura) en velocidad 2 para que éstas se deshagan bien.

Cuando esté casi frío, bañamos la tarta (que ya está cuajada tras el tiempo de reposo) con este almíbar y reservamos en la nevera hasta la hora de servir.
Si nos gusta con una capa más fina, no le echaremos todo.




San Martiño con ajada de cebolla



En muchos sitios de Galicia la ajada se prepara así, con cebolla. Queda realmente buena con pescados blancos y de carne firme. Podéis ver otras versiones en el blog con merluza y raya.
No pongo cantidades, porque es una receta que se suele preparar "a ojo", y al gusto personal de cada uno.

Este pescado blanco también se conoce como San Pedro, Martiño o Gallopedro. El pez de San Pedro (saint-pierre) es muy apreciado en Francia, donde los ejemplares pequeños son apreciadísimos para preparar su archi-famosa "bouillabaisse" (bullabesa).
No es muy fácil encontrarlo en los mercados, será por lo feísimo que es el pobre, pero si podemos hacernos con uno de ellos, no perdáis la oportunidad de probarlo; si os gusta el rodaballo y el "coruxo", os encantará.
El pez de San Pedro se puede cocinar como cualquier especie plana (con la peculiaridad de que tiene un ojo en cada lado), aunque los pequeños quedan genial cocidos, dejándonos un caldo sabrosísimo. No es muy "rentable" para hacer en filetes, ya que la mayor parte de su peso corresponden a la cabeza (enorme y espinosa) y a las vísceras. Pero su carne es firme, delicada y deliciosa, así que para esta receta utilizaremos los pescados simplemente sin cabeza y eviscerados.
Más información, curiosidades y características.




  • martiños "de ración" limpios, sin cabeza
  • patatas para cocer
  • sal
  • 1 hoja de laurel
  • aceite de oliva
  • ajos
  • cebolla
  • vino blanco o vinagre (opcional)
  • pimentón dulce
  • sal



Limpiamos los martiños retirando la cabeza. (Podemos aprovecharlas para cocerlas en el agua resultante de esta preparación, y obtener así un caldo buenísimo).

Ponemos a cocer las patatas cortadas en rodajas gruesas en una olla con agua salada y con el laurel.
A los 10 minutos se incorporan los martiños y se deja cocer todo junto hasta que estén las patatas en su punto. El tiempo total dependerá del tamaño de los peces, de cómo hayamos troceado las patatas... pero aproximadamente serán unos 20 minutos escasos.

Mientras se cuece, ponemos aceite de oliva en una sartén a fuego medio en la que echaremos los dientes de ajo (con piel, simplemente un poco aplastado) y la cebolla en juliana.
Debe quedar transparente, un poco doradita, removeremos de vez en cuando para que no se nos queme.

Cuando veamos que la cebolla está tierna y haya cogido un poco de color (POCO), añadiríamos un chorrito de vino blanco, o vinagre (si no tenemos vino en ese momento, con el dulzor de la cebolla quedará buenísimo), si no tampoco es imprescindible.
Dejamos que se evapore un poco el alcohol y separamos del fuego.

Cuando haya perdido un poco la temperatura, añadimos un poco de pimentón (una cucharadita rasa es suficiente). Removemos para que se integre, y si queremos una ajada más ligera, le añadimos un chorrito del agua de la cocción del pescado.

Servimos las patatas y el martiño en los platos de servir y por encima echamos el sofrito de ajo, cebolla y pimentón.
Llevamos a la mesa rápidamente, para que no se enfríe.


Caldereta de pescado [Thermomix]



Para esta receta he usado cabracho, pero os animo a prepararla con cualquier pescado que os guste. 
Una receta tradicional aprovechando al máximo toda la capacidad de nuestra Thermomix.

Fuente y receta sin Thermomix: Karlos Arguiñano


Para 4 personas: 
  • 800 gr. de pescado (en este caso,cabracho) 
  • 2 cebollas hermosas (300 gr.)
  • 3 dientes de ajo 
  • 1 pimiento verde 
  • 50 gr. de aceite virgen extra
  • 100 gr. de tomate triturado o troceado
  • 400 gr. de agua (o caldo de pescado, o agua + 1 cucharada de caldo concentrado de pescado)
  • 4 patatas medianas (600 gr. aproximadamente)
  • 1 yema de huevo cocido  
  • sal y pimienta 
  • pimentón 
  • una ramita de perejil 


Antes de nada hacemos el majado que incorporaremos al final: ponemos la máquina en funcionamiento, en velocidad 6, vacía. Vamos dejando caer por el bocal el perejil, un diente de ajo y la yema, en ese orden.
Rebañamos bien con la espátula y reservamos en un platito.

Ahora seguimos con el sofrito que será la base para esta caldereta.
Picamos la cebolla, el pimiento y 2 de los dientes de ajo durante 5 segundos en velocidad 4.
Añadimos el aceite y programamos 8 minutos, temperatura varoma, velocidad 1.

Añadimos el tomate triturado. Programamos 3 minutos, temperatura varoma, velocidad 1.

Pelamos las patatas y las cortamos en cubos no muy grandes. (Procurad que sean del mismo tañaño).
Las colocamos en el recipiente Varoma, salamos, y comprobamos que dejamos algún agujero libre, para que circule el vapor.
Tapamos y reservamos.

Añadimos al vaso el agua o caldo de pescado.
Colocamos el recipiente Varoma en su posición y programamos 15 minutos, temperatura varoma, velocidad cuchara.

Mientras preparamos el pescado en rodajas no muy gruesas (que nos dé la altura de la bandeja del Varoma, para cerrar la tapa).
Colocamos los toros en dicha bandeja pincelada de aceite, salpimentamos y reservamos.
Si tenemos mucho pescado y no cabe en la bandeja, podemos colocarlo encima de las patatas en el  momento que coloquemos la bandeja.

Cuando las patatas terminen el tiempo programado, abrimos la tapa del recipiente Varoma (con cuidado, que saldrá mucho vapor), colocamos la bandeja en su posición con el pescado, y volvemos a tapar.
Para que se cocine el pescado, programamos 8 minutos, temperatura varoma, velocidad cuchara.

Cuando termine el tiempo, comprobamos que el pescado esté cocido (si no, programamos un par de minutos más). y retiramos el Varoma.

Servimos las patatas y el pescado en la fuente donde vayamos a servir.

Incorporamos por el bocal el majado reservado del principio y una cucharadita rasa de pimentón. Mezclamos unos segundos en velocidad 3.
Programamos 2 minutos, temperatura varoma, velocidad cuchara.
Si queremos la salsa más ligada, en el último momento, trituramos unos segundos en velocidad 6.

Cuando termine el tiempo, vertemos la salsa del vaso por encima del pescado y patatas.
Listo. Servimos muy caliente.


Tosta de sardinillas en aceite con tomate




Para esta tosta podemos usar también sardinas en aceite, las abrimos al medio y listo.
A mí me gusta utilizar el aceite de la lata, si son en aceite de oliva, no lo dudéis.
Si no sois amigos del vinagre, podéis aliñar sólo con aceite y sal.

Me encantan las sardinillas en aceite. Recuerdo aquellos bocatas que me hacían para merendar en los ultramarinos del Casco Vello de Ourense: una lata de sardinillas y media barra de pan de leña bien pringadita con el aceite. Recuerdo aquellas cenas veraniegas en el pueblo donde enseguida se picaba una cebolla o un tomate de la huerta y se abría una lata. Recuerdo aquellas ensalada "mixtas" de mi abuela que si no tenían sardinillas no eran ensaladas.

Bueno, voy a dejar de recordar tanto (porque las sardinas y las xoubiñas me gustan de todas las formas) y me voy a dar un homenaje morriñento para la merienda-cena versionando estos recueldos infantiles. :)



  • sardillinas en aceite
  • pan de pueblo, payés, o de Cea
  • 1 diente de ajo
  • hojas de rúcula (opcional)
  • tomate (maduro pero durito)
  • cebolleta tierna
  • aceite, vinagre y sal (para la vinagreta)



Lavamos el tomate, lo abrimos al medio, sacamos todas las pepitas y babillas que tenga y lo cortamos en daditos. Reservamos en un bol.
Picamos finamente la cebolleta y añadimos al bol con el tomate.
Lavamos las hojitas de perejil fresco y lo picamos finamente con un cuchillo. Añadimos al bol.

Ahora preparamos una vinagreta con 1 medida de vinagre, 3 medidas de aceite (usando el aceite propio de las sardinillas) y una pizca generosa de sal.
Batimos enérgicamente para que emulsionen y vertemos sobre el bol con el tomate y la cebolla. Removemos un poco y reservamos.

Cortamos el pan en rebanadas y las tostamos en el horno, en una plancha o en el tostador.
Pelamos el diente de ajo y untamos con él las tostas de pan.

Ponemos encima de las tostas unas hojas de rúcula (si nos gusta), un poco del tomate con la vinagreta y las sardinillas por encima, cantidad al gusto.
Si son sardinas grandes, las abrimos al medio.




Hamburguesas de sepia [Thermomix]



Esta "masa" de hamburguesas (ideal para "camuflar" pescado) también es válida para albóndigas, simplemente tendremos que formar bolitas, pasarlas por harina o pan rallado y freirlas u hornearlas.
De esta forma les quedan genial una salsa con mucha cebolla, de tomate, tipo pisto... sazonarla con laurel y pimentón dulce y tendréis un guisote muy marinero, pero diferente.

Una opción más light es tomarlas tal cual, son tan sabrosas que no necesitaremos añadir salsas, y con una ensalada ligera tendremos un plato completo.

Entre pan no necesitaremos más que algo de verde, en este caso usé rúcula, que me encanta con ese sabor tan especial, picante y que recuerda a frutos secos...

Si no queremos (o no tenemos) jamón serrano, podemos usar cecina; o para un sabor más suave, jamón cocido.


  • 1 trozo de pan duro
  • 2 dientes de ajo
  • perejil
  • 100 gr. de jamón serrano en trozos
  • 500 gr. de sepia limpia (o chocos)
  • una pizca de sal
  • una pizca de pimienta
  • 2 huevos



Ponemos en el vaso el pan, los ajos y el perejil. Trituramos 15 segundos, en velocidad progresiva 5-10.
Retiramos del vaso y reservamos.

Sin lavar el vaso, ponemos el jamón. Cerramos, vaso cerrado, y pulsamos turbo durante 2 segundos.
Retiramos y reservamos.

Ponemos los chocos en trozos dentro del vaso y los picamos de la misma manera: turbo durante 2 ó 3 segundos.

Incorporamos el jamón reservado, el pan rallado con ajo y perejil, la sal, la pimienta y los huevos.
Programamos 15 segundos en velocidad 5 para conseguir una mezcla homogénea.
Retiramos a un bol y reservamos.

Hacemos con esta masa de sepia las hamburguesas. Mojaremos las manos para que no se nos pegue y sea más fácil manipularlas.

Vamos colocando las hamburguesas ya formadas en una plancha bien bien caliente, y algo engrasada.
Cuando estén doraditas por un lado, les damos la vuelta para que terminen de cocinarse por el otro.

Servimos tal cual con una ensalada, o en salsa, o entre pan.



Tarta de hojaldre con frutas



Ésta es una receta rapidísima y fácil, donde lo único laborioso es hacer la crema pastelera. Si tenemos thermomix se hace sin esfuerzo.

Podemos hacer la crema pastelera sólo con yemas, utilizando 6 yemas en lugar de 3 huevos. También podemos añadirle 50 gr. de licor (brandy, ron o cogñac, al gusto).

Otra opción es hornear con la crema y la fruta ya colocadas, cosa que sólo hago cuando se trata de manzana fresca.

Si no queremos (o no tenemos la gelatina especial), podemos usar como barniz un poco de mermelada; la de albaricoque diluida con un poco de agua le va fantástico.
La gelatina NO cuaja con ciertas frutas como kiwi, sandía, melón o piña: Estas frutas, sobre todo cuando no están bien maduras, contienen una enzima proteolítica llamada bromelina (que se encuentra principalmente en la piña, pero también en otras frutas en menor cantidad); esta enzima se usa como ablandador de carne porque hidroliza (rompe) las moléculas de proteína. La gelatina está hecha de grenetina, que se extrae del cartílago de animales, o sea, de proteínas. Cuando viertes la gelatina sobre las frutas, esta enzima degrada a la grenetina y por eso no cuaja. Podemos cocer las frutas en agua caliente antes de ponerlas en la gelatina; de esta manera inactivamos la enzima; por eso si usamos fruta enlatada o en almíbar no sucede eso.



  • 1 plancha de hojaldre rectangular
Para la crema pastelera:
  • 100 gr. de azúcar 
  • 500 gr. de leche entera
  • 50 gr. de harina de maíz (Maicena®)
  • 3 huevos 
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla o 1 cucharada de azúcar vainillado
Para la cobertura:
  • frutas al gusto, frescas o en almíbar (en este caso melocotón, piña, uvas, cerezas y kiwi)
  • ½ sobre de gelatina (especial cobertura con frutas)



Hornear el hojaldre:

Colocamos la plancha de hojaldre en la bandeja del horno extendida en el propio papel que trae.
La pinchamos con un tenedor (para que no suba durante el horneado) y la metemos al horno precalentado a 180ºC hasta que veamos que se ha dorado el hojaldre.
(Otra opción es ponerle algo de peso encima, como unos garbanzos que usaremos sólo para esto y podemos guardar).

Si sube no os preocupéis, aplastaríamos el hojaldre con una espumadera, y como vamos a poner la crema por encima, no se apreciará en el resultado final.

Podemos hacer unos rebordes como en la foto, aunque no es imprescindible.




Crema pastelera de forma tradicional:

Ponemos los huevos en un bol con el azúcar, batimos con unas varillas hasta obtener una crema homogénea. Reservamos.

Separamos un vaso de leche (que esté fría, la maicena® se disuelve mejor en líquidos fríos) y echamos en él la harina, para disolverla. Reservamos.

En un cazo ponemos el resto de la leche a calentar (que no llegue a hervir) y cuando tenga temperatura incorporamos poco a poco la leche bien fría con la maicena®, sin parar de remover con unas varillas.

Cuando empiecen las primeras burbujas, y la crema haya cogido cierta consistencia, apartamos el cazo del fuego.
Y sin parar de remover añadimos la mezcla de huevos y azúcar. Lo haremos rápidamente con las varillas para que no cuaje de forma inmediata por el calor.

Cuando esté todo bien integrado y la mezcla sea homogénea, seguimos removiendo, pero ya en el fuego, a baja potencia mientra se espesa la crema.
No dejéis de remover bien y de vigilar el fondo del cazo para que no se pegue.

Pasado un rato la crema estará bien densa. Retiramos del fuego y dejamos enfriar antes de extenderla sobre el hojaldre.



Crema pastelera en Thermomix:

Ponemos todos los ingredientes en el vaso y programamos 7 minutos, 100º, velocidad 4.
Dejamos que enfríe y ya está lista para verter encima de la plancha de hojaldre horneada.



Montaje de la tarta:

Sobre la base de hojaldre horneada, y ya fría, vertemos la crema pastelera, también fría. Con una cuchara la extendemos bien, para que nos quede bien repartida por todo el rectángulo.
Cuidado que no desborde, aunque si tenemos la crema con la consistencia apropiada, nos será muy fácil.

Para colocar la fruta sólo tenemos que lavarla (si se trata de fruta fresca), quitarle posibles pepitas (como en el caso de las cerezas), y trocearla de forma que sea cómodo a la hora de cortar y comer la tarta.
La disposición es totalmente al gusto, yo en este caso lo hice en hileras.

Para darle el brillo final, usaremos medio sobre de gelatina especial coberturas.
Lo preparamos según las indicaciones del fabricante, con agua y un poco de azúcar. Cuando esté frío, pero no del todo, vertemos la gelatina a cucharadas sobre las frutas, y siempre empezando por el centro.

En cuanto acabemos este último paso, introducimos la tarta en el frigorífico hasta la hora de consumirla. Así estará bien fresquita, y deliciosa.



Merluza en caldeirada [Thermomix]



Para prepara esta receta, simplemente necesitamos una buena materia prima: merluza fresca, buenos cachelos, buen pimentón y un buen aceite de oliva. Este plato también lo podemos llamar "Caldeirada de merluza", "Merluza a la Gallega", "Merluza con ajada"...

Podemos preparar la caldeirada de cualquier otro pescado, preferiblemente blanco. Y si lo queréis hacer de manera tradicional, seguid los pasos de Raya en caldeirada.
Lo bueno de usar la Thermomix para realizar este plato, es que el pescado se hace al vapor, queda jugoso y riquísimo; y controlando el tiempo y la temperatura de la ajada, no se nos quemarán ni los ajos ni el pimentón.


Tengo que confesar que a mí me gusta con un chorrito de vino blanco, le da un toque, una "subidita". Y si es temporada de guisantes, también me gusta añadírselos, así conseguimos un plato más completo todavía.
Un truquito para que el aceite quede aromatizado y coloreado, pero no "manchado" por el pimentón molido es hacer la ajada antes y dejar que repose en una jarrita. Así el pimentón irá al fondo, y al verter el aceite por encima del pescado, no veremos los puntitos si no un aceite brillante y sin "posos".





  • 600-800 gr. de merluza (en lomos, toros...) 
  • 800 gr. de patatas cortadas en trozos grandes
  • 400 gr. de agua
  • 1 cebolla
  • 1 ramitas de perejil
  • 1 hoja de laurel
  • 200 gr. de guisantes (opcional)
  • 100 gr. de aceite de oliva virgen extra
  • 40 gr. de ajos fileteados 
  • 2 cucharadas soperas rasas pimentón dulce
  • un chorrito de vino blanco (opcional)



Pincelamos el recipiente Varoma con un poco de aceite. Distribuímos el pescado, sazonado con un poco de sal, en el recipiente.
Si queremos poner guisantes, los colocamos en la bandeja del Varoma.
Tapamos y reservamos.

Ponemos la mariposa en las cuchillas, introducimos en el vaso las patatas, el agua, la sal, el laurel, la cebolla y el perejil y programamos 22 minutos, temperatura varoma, giro a la izquierda, velocidad cuchara.

*Según el tamaño de los trozos de merluza, y de la cantidad, colocaremos el Varoma antes o más tarde. Si empleamos toros gruesos, colocaremos el Varoma en su posición cuando queden 10-12 minutos; si usamos lomitos pequeños y sin espinas, con 7-8 minutos será suficiente.


Cuando termine el tiempo programado, retiramos el recipiente Varoma y vertemos el contenido del vaso en una fuente de servir, retirando el laurel y el perejil.
Abrimos la tapa del recipiente Varoma y colocamos el pescado en la fuente, sobre las patatas. Reservemos.

Ponemos en el vaso el aceite y programamos 6 minutos, temperatura varoma, velocidad 1. Incorporamos los ajos y programamos 6 minutos, temperatura varoma, velocidad 1.

Esperamos unos segundos a que el aceite se temple, abrimos la tapa y agregamos el pimentón alrededor de las cuchillas. Mezclamos programando 10 segundos, velocidad 1.
Si queremos añadir un poquito de vino, lo haremos ahora.

Vertemos la ajada sobre el pescado y las patatas, y servimos inmediatamente.


Galletas para perros caseras
(Huesitos de paté y queso)



Estas galletitas perrunas se hacen en un periquete y son unas chuches sanas para nuestras queridas mascotas. Podemos usar paté del gusto que queramos, queso o quesitos, o una mezcla de estos.
Una vez bien frías, las podemos conservar en una bolsa o recipiente hermético hasta 2 semanas.

  • 150 gr. de harina de trigo
  • 60 gr. de harina de arroz
  • 60 gr. de paté (de hígado, de jamón, de atún) o de quesitos (o queso de untar)
  • 1 huevo
  • 75 ml. de caldo de verduras o pollo (mejor sin sal), o zumo de zanahoria o remolacha
  • harina (para espolvorear)


Precalentamos el horno a 180ºC.

En un bol mezclamos todos los ingredientes juntos hasta obtener una masa elástica. Si vemos que nos queda muy pegajosa (dependerá de la densidad del zumo usado), añadimos un poquito más de harina.

Con el rodillo, extendemos la masa en la encimera espolvoreada con harina, dejándola con un grosor de 5mm.

Cortamos las galletas con un cuchillo o un cortapastas.

Disponemos las galletas en la bandeja del horno forrada con papel vegetal, y horneamos de 15 a 20 minutos, o hasta que veamos que están cocidas y doraditas. El tiempo dependerá del grosos que le hayamos dado a las galletas.

Dejamos enfriar completamente y guardamos en una lata.

Baloo, el afortunado destinatario.

Bebida de avena (Leche de avena) [Thermomix]



Soy consumidora habitual de leches vegetales y la verdad es que estoy encantada de poder hacerlas en casa. Además de un ahorro de dinero considerable, puedo ajustarlas a mi gusto personal: más espesitas, menos; con o sin aceite; con más o menos azúcar...

La ventaja de esta leche frente a la Bebida de soja, es que no se necesita hidratar el cereal y se hace mucho más rápido en el Thermomix.

Para colar el líquido os recomiendo hacerlo primero por un colador de malla metálica, y luego por el de hilo, para retirar primero los restos de avena y permitir que la leche corra más fácilmente a través de la tela.


  • 1500 gr. de agua 
  • 30 gr. de copos de avena 
  • 1 cucharadita de aceite de girasol
  • 80 gr. de azúcar (o 1 cucharadita azúcar vainillado)
  • 1 pellizco de sal




Ponemos todos los ingredientes en el vaso y programamos 10 minutos, 90º, velocidad 5.

Colamos el líquido a través de un paño fino de algodón o un colador "de calcetín".
Mantenemos en el frigorífico para conservar.


Petit suisse ligero de fresas frescas [Dieta]



Estos "petit suisse" caseros son la versión de dieta de los "Petit suisse de fresas frescas [Thermomix]" que están hechos con nata, azúcar y queso más graso. Se pueden hacer de cualquier fruta fresca o envasada en su jugo. 
Si queremos utilizar la gelatina en láminas, la equivalencia es de 6 hojas = 1 sobre. Sólo tendremos que hidratarla un poco, siguiendo las instrucciones del fabricante.
 * La gelatina NO cuaja con ciertas frutas como sandía, melón o piña: 
Estas frutas, sobre todo cuando no están bien maduras, contienen una enzima proteolítica llamada bromelina (que se encuentra principalmente en la piña, pero también en otras frutas en menor cantidad); esta enzima se usa como ablandador de carne porque hidroliza (rompe) las moléculas de proteína. La gelatina está hecha de grenetina, que se extrae del cartílago de animales, o sea, de proteínas. Cuando viertes la gelatina sobre las frutas, esta enzima degrada a la grenetina y por eso no cuaja. Podemos cocer las frutas en agua caliente antes de ponerlas en la gelatina; de esta manera inactivamos la enzima; por eso si usamos fruta enlatada o en almíbar no sucede eso.


  • 500 gr. de fresas frescas limpias y sin rabitos
  • 200 ml. de leche desnatada
  • 1 sobre de gelatina neutra Royal® (o 6 láminas de cola de pescado)
  • 500 gr. de queso batido 0% M.G.
  • 1 ó 2 cucharadas de edulcorante líquido (según cómo nos guste de dulce)



Lavamos bien las fresas y les quitamos el rabito. Las ponemos en un cuenco y con la batidora las trituramos a máxima potencia hasta que estén hechas papilla.
Reservamos en un cuenco amplio.

Ponemos en el un cazo la leche y la gelatina neutra en polvo.
Removemos y calentamos a fuego medio la leche. Siempre moviendo con las varillas para que la gelatina se mezcle bien y no queden grumos.
Si usamos gelatina en hojas, las añadiremos ya hidratadas a la leche una vez esté caliente (pero sin llegar a hervir).

Cuando la gelatina esté completamente disuelta, retiramos del fuego.

Al cuenco de las fresas en puré le añadimos el queso batido y el edulcorante, y mezclamos bien unos segundos con varillas manuales o batidora.
A esta mezcla le añadimos la leche con la gelatina disuelta y batimos bien hasta conseguir una crema homogénea.
Cuanto mayor sea la potencia de nuestra batidora, más fina quedará la crema.

Ponemos la mezcla en vasitos y dejamos enfriar en la nevera unas horas para que cuaje.



Crema ligera de guisantes [Thermomix]



Esta crema la podemos disfrutar tanto en caliente como en frío, como prefiramos. 
En frío podemos servirla decorando con un poco de "crème fraiche" o nata; un hilillo de aceite de hierbabuena o albahaca, o simplemente las hojitas; y si queremos aportar un poco de ácido, un chorrito de zumo de limón. 
En caliente le queda muy bien unos picatostes de pan, lascas de parmesano, jamón serrano crujiente (hecho en el microondas entre dos trozos de papel de cocina), o huevo duro picado.
Si queremos ofrecer esta crema como aperitivo, servimos en vaso de chupito. Éxito asegurado ante nuestros invitados.
Y si queremos enriquecerla, sólo tendremos que añadir unos 200 gr. de nata líquida al final, y mezclar a baja velocidad.



  • 35 gr. de arroz (NO vaporizado)
  • 850 gr. de caldo de pollo o verduras (o agua + algún concentrado)
  • 500 gr. de guisantes (pueden ser congelados)
  • sal y pimienta (al gusto)


Pesamos el arroz y lo pulverizamos durante un minuto a velocidad 10.

Añadimos el caldo (o el agua más una cucharada de concentrado, en este caso de pollo) y programamos 8 minutos, temperatura varoma, velocidad 5.

Añadimos los guisantes y programamos 5 minutos, 90º, velocidad 3.
*Si usamos guisantes congelados, los podemos echar tal cual, pero aumentaríamos un par de minutos, es decir, 7 minutos, 90º, velocidad 3.
Si el indicador de temperatura no llegase a alcanzar los 90º, no os preocupéis. La crema estará a una temperatura ideal para consumir en caliente, y los guisantes ya habrán tenido la cocción necesaria.

Al terminar este tiempo, y para conseguir una crema muy fina, trituraremos durante un par de minutos llevando el mando desde la velocidad 5 hasta la 10, progresivamente.

Servimos en frío o caliente, decorando a nuestro gusto, en este caso con un chorrito de nata líquida.



Mantecadas con caramelo y chocolate



Esta receta puede parecer complicada al ver tanto texto, pero en realidad es muy fácil. La masa de mantequilla es de amasado corto y fácil de manipular, se trata de mezclar simplemente los ingredientes; las cremas sólo hay que fundirlas para conseguir una mezcla homogénea, y volcar.
Y los ingredientes son muy comunes. 

No hay excusa para no preparar estos deliciosos bocaditos un día especial. Y digo un día especial porque ya veis qué ingredientes utilizamos, muy calóricos.
No os cortéis en usar un poco de coco, aunque no os guste. Su sabor no predomina sobre el resto, y le da un puntito especial a la galleta.

Podemos conservar nuestras mantecadas en una lata hermética, siendo aconsejable envolverla primero en papel vegetal, ya que así se mantendrán frescas más tiempo, hasta 4 semanas. (Si durasen...)
NOTA: Recuerdan a unas famosas chocolatinas ¿sabrías decir cuáles?



Para el mantecado o shortbread:

  • 120 gr. de harina de trigo
  • 100 gr. de azúcar moreno
  • 50 gr. de coco rallado
  • 125 gr. de mantequilla


Para el relleno de caramelo:

  • 60 gr. de mantequilla
  • 2 cucharadas de caramelo líquido, melaza o sirope de arce (opcional)
  • 400 gr. de leche condensada


Para la cobertura de chocolate:

  • 125 gr. de chocolate para postres
  • 60 gr. de mantequilla



Para el mantecado o shortbread:
Mezclamos la harina tamizada, el azúcar y el coco en un bol.
Añadimos la mantequilla fundida (1 minuto de micro al 50% de potencia) y mezclamos bien.

Pasamos esta masa, que queda como arenosa, a una fuente engrasada, cuadrada o rectangular. Con la ayuda de una espátula o una cuchara alisamos la masa cubriendo la base del molde.
En este caso usé una fuente de Pyrex® de 28x18 cm. porque no disponía de un molde de silicona o de lata. También se puede usar, las mantecadas de cuecen perfectamente, pero costará separar los bordes un poco más, aunque con cuidado y maña, sin problemas.

Horneamos a 180ºC durante 25 minutos.


Para el relleno de caramelo:
Derretimos la mantequilla en un cazo, a fuego lento. Agregamos el jarabe y la leche condensada y mezclamos con unas varillas hasta conseguir una mezcla homogénea. No debe cocer.

Vertemos esta mezcla sobre la base cocida de mantecado y horneamos todo unos 15 ó 20 minutos.
Veremos que se hacen burbujitas, pero no os preocupéis porque al sacarlo del horno y enfriar, bajarán.

Retiramos del horno y dejamos enfriar.


Para la cobertura de chocolate:
Derretimos en un cazo (podemos usar el mismo que para la crema de caramelo, y no hará falta lavarlo) la mantequilla y el chocolate a fuego muy lento; y cuando vaya cogiendo temperatura movemos con las varillas para que se fundan sin llegar a quemarse.

Esparcimos la crema de chocolate sobre el relleno de caramelo.


Cómo cortar las porciones:
Cuando vaya enfriando, marcamos el chocolate con un cuchillo las divisiones que vayamos a hacer. En cuadraditos o rectángulos. Yo he hecho cuadraditos y me han salido 24, pero en bastones también queda muy bien, y podríamos hacer hasta 48 galletitas, pero el trabajo final de corte es lo más complicado, y cuantos más cortes hagamos, más trabajo.


Cuando esté completamente frío todo, lo refrigeramos hasta que esté bien firme.

Para hacer las porciones el relleno y la cobertura tienen que estar bien tiesas.
Con un buen cuchillo seguimos las marcas hechas al chocolate y cortamos hasta tocar el molde.
El mantecado estará muy crujiente y habrá que hacer presión, pero con cortes limpios, para que los bordes queden bonitos y el chocolate no se desencaje, la galleta no quiebre...
Es el paso más delicado para una buena presentación.

Una vez que tengamos nuestros cuadraditos o rectángulos, podemos conservar nuestras mantecadas en una lata hermética.
¡Cuidado! Son adictivas...