Related Posts with Thumbnails

Tarta de hojaldre con frutas



Ésta es una receta rapidísima y fácil, donde lo único laborioso es hacer la crema pastelera. Si tenemos thermomix se hace sin esfuerzo.

Podemos hacer la crema pastelera sólo con yemas, utilizando 6 yemas en lugar de 3 huevos. También podemos añadirle 50 gr. de licor (brandy, ron o cogñac, al gusto).

Otra opción es hornear con la crema y la fruta ya colocadas, cosa que sólo hago cuando se trata de manzana fresca.

Si no queremos (o no tenemos la gelatina especial), podemos usar como barniz un poco de mermelada; la de albaricoque diluida con un poco de agua le va fantástico.
La gelatina NO cuaja con ciertas frutas como kiwi, sandía, melón o piña: Estas frutas, sobre todo cuando no están bien maduras, contienen una enzima proteolítica llamada bromelina (que se encuentra principalmente en la piña, pero también en otras frutas en menor cantidad); esta enzima se usa como ablandador de carne porque hidroliza (rompe) las moléculas de proteína. La gelatina está hecha de grenetina, que se extrae del cartílago de animales, o sea, de proteínas. Cuando viertes la gelatina sobre las frutas, esta enzima degrada a la grenetina y por eso no cuaja. Podemos cocer las frutas en agua caliente antes de ponerlas en la gelatina; de esta manera inactivamos la enzima; por eso si usamos fruta enlatada o en almíbar no sucede eso.



  • 1 plancha de hojaldre rectangular
Para la crema pastelera:
  • 100 gr. de azúcar 
  • 500 gr. de leche entera
  • 50 gr. de harina de maíz (Maicena®)
  • 3 huevos 
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla o 1 cucharada de azúcar vainillado
Para la cobertura:
  • frutas al gusto, frescas o en almíbar (en este caso melocotón, piña, uvas, cerezas y kiwi)
  • ½ sobre de gelatina (especial cobertura con frutas)



Hornear el hojaldre:

Colocamos la plancha de hojaldre en la bandeja del horno extendida en el propio papel que trae.
La pinchamos con un tenedor (para que no suba durante el horneado) y la metemos al horno precalentado a 180ºC hasta que veamos que se ha dorado el hojaldre.
(Otra opción es ponerle algo de peso encima, como unos garbanzos que usaremos sólo para esto y podemos guardar).

Si sube no os preocupéis, aplastaríamos el hojaldre con una espumadera, y como vamos a poner la crema por encima, no se apreciará en el resultado final.

Podemos hacer unos rebordes como en la foto, aunque no es imprescindible.




Crema pastelera de forma tradicional:

Ponemos los huevos en un bol con el azúcar, batimos con unas varillas hasta obtener una crema homogénea. Reservamos.

Separamos un vaso de leche (que esté fría, la maicena® se disuelve mejor en líquidos fríos) y echamos en él la harina, para disolverla. Reservamos.

En un cazo ponemos el resto de la leche a calentar (que no llegue a hervir) y cuando tenga temperatura incorporamos poco a poco la leche bien fría con la maicena®, sin parar de remover con unas varillas.

Cuando empiecen las primeras burbujas, y la crema haya cogido cierta consistencia, apartamos el cazo del fuego.
Y sin parar de remover añadimos la mezcla de huevos y azúcar. Lo haremos rápidamente con las varillas para que no cuaje de forma inmediata por el calor.

Cuando esté todo bien integrado y la mezcla sea homogénea, seguimos removiendo, pero ya en el fuego, a baja potencia mientra se espesa la crema.
No dejéis de remover bien y de vigilar el fondo del cazo para que no se pegue.

Pasado un rato la crema estará bien densa. Retiramos del fuego y dejamos enfriar antes de extenderla sobre el hojaldre.



Crema pastelera en Thermomix:

Ponemos todos los ingredientes en el vaso y programamos 7 minutos, 100º, velocidad 4.
Dejamos que enfríe y ya está lista para verter encima de la plancha de hojaldre horneada.



Montaje de la tarta:

Sobre la base de hojaldre horneada, y ya fría, vertemos la crema pastelera, también fría. Con una cuchara la extendemos bien, para que nos quede bien repartida por todo el rectángulo.
Cuidado que no desborde, aunque si tenemos la crema con la consistencia apropiada, nos será muy fácil.

Para colocar la fruta sólo tenemos que lavarla (si se trata de fruta fresca), quitarle posibles pepitas (como en el caso de las cerezas), y trocearla de forma que sea cómodo a la hora de cortar y comer la tarta.
La disposición es totalmente al gusto, yo en este caso lo hice en hileras.

Para darle el brillo final, usaremos medio sobre de gelatina especial coberturas.
Lo preparamos según las indicaciones del fabricante, con agua y un poco de azúcar. Cuando esté frío, pero no del todo, vertemos la gelatina a cucharadas sobre las frutas, y siempre empezando por el centro.

En cuanto acabemos este último paso, introducimos la tarta en el frigorífico hasta la hora de consumirla. Así estará bien fresquita, y deliciosa.



4 comentarios:

  1. Con esa buena fruta de temporada te salió genial , una buena tarta !!!
    besitossssss

    ResponderEliminar
  2. Deleiciosa es de las tartas que mas me gustan, besos

    ResponderEliminar
  3. Me encantan las tartas de hojaldre con fruta y crema, una delicia y el colorido precioso.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Hola!
    Acabo de conocer tu blog, y me gustan mucho tus recetas!
    Esta tarta me encanta, es ideal para el verano
    Saludos, y me quedo para seguirte

    ResponderEliminar