Related Posts with Thumbnails

Tarta de orujo [Thermomix]



Esta tarta se puede hacer tal cual la he puesto, sin ninguna base, o con capa de bizcocho genóvés (emborrachado en un poco de orujo y azúcar, en crema de orujo, o simplemente en almíbar) o con una base de galletas, o de pasta sablée horneada.

Podemos utilizar crema de orujo (si queremos un sabor a orujo más ligero todavía) u otro licor que nos guste, pero ya no sería tarta de orujo. ;)

No se considera aguardiente u orujo el destilado resultante de haber macerado frutas en alcohol, es decir, destilar un “alcoholado”. Por ejemplo: es completamente distinto el sabor y carácter de la bebida resultante de haber destilado sidra, que el de la bebida resultante de haber macerado manzanas en alcohol, con o sin posterior destilación. ¿Verdad? Pero eso no quita que se pueda hacer, y que esté riquísimo.

Fuente y receta sin Thermomix: La cocina de Auro


  • 4 yemas de huevo 
  • 50 + 50 gr. de azúcar 
  • 80 gr. de leche
  • 5 hojas de gelatina 
  • 50 gr. de orujo 
  • 600 gr. de nata para montar


Almíbar para decorar:

  • 150 gr. de azúcar moreno
  • 180 gr. de agua 
  • unas gotas de zumo de limón 
  • 4 cucharadas de orujo
  • 2 hojas de gelatina



Vertemos la nata en el vaso con 50 gr. de azúcar.
Programamos velocidad 3 y ½ con mariposa (y vigilando por el bocal que no se nos pase y se haga mantequilla).
Reservamos en un bol grande.
*Recordad que la nata, para que monte perfectamente, tiene que tener un 35% de materia grasa como mínimo y estar muy muy fría (pegada a la pared posterior de la nevera, NO en la puerta). Y el vaso de la Thermomix no debe estar caliente.

Ponemos en remojo las hojas de gelatina en un bol con agua y dejamos que se hidraten unos minutos.

Ponemos en el vaso la leche, las yemas y 50 gr. de azúcar (el restante). Programamos 4 minutos, 90º, velocidad 4.
Al terminar este tiempo añadimos el orujo y la gelatina escurrida.
Mezclamos 1 minuto a velocidad 3, ya sin temperatura.
Dejamos templar.

Antes de que enfríe del todo se lo añadimos a la nata reservada, mezclando con suavidad con movimientos envolventes, para que no se nos baje. Lo ideal serían unas varillas.

Volcamos en el molde (damos unos golpes contra la encimera, para que la mezcla asiente, o nos ayudamos de una cuchara) e introducimos en la nevera unas horas hasta que cuaje.


Decoramos con el almíbar.
*La tarta tiene que esta totalmente cuajada (si no, la cobertura se hundiría, no quedaría en la superficie) y el almíbar tiene que estar ya casi frío del todo.

Vertemos en el vaso el agua, el azúcar moreno y el zumo de limón.
Programamos 10 minutos, 100º, velocidad 2.

Cuando termine el tiempo, dejamos templar un poco, añadimos el orujo y 2 hojas de gelatina previamente hidratadas en agua y escurridas, y mezclamos 30 segundos (ya sin temperatura) en velocidad 2 para que éstas se deshagan bien.

Cuando esté casi frío, bañamos la tarta (que ya está cuajada tras el tiempo de reposo) con este almíbar y reservamos en la nevera hasta la hora de servir.
Si nos gusta con una capa más fina, no le echaremos todo.




2 comentarios:

  1. Uy con lo que me gusta a mí el orujo esa tarta la tengo que probar. y además menuda pinta tan estupenda te ha quedado. besos!

    ResponderEliminar
  2. Oooh, qué rica!!!
    Menuda pinta, me encanta!
    Besos,
    Aurélie

    ResponderEliminar