Related Posts with Thumbnails

Chutney de manzana y cebolla



Esta receta de conserva agridulce está cosiderada hindú, aunque la palabra es inglesa y es en realidad una especialidad británica que data de la época colonial. Se trata de una variedad de especias dulces y picantes, frutas y verduras cocinadas en vinagre con azúcar. Es un acompañamiento muy popular en la India para potenciar el sabor del plato principal. En Europa y Estados Unidos el chutney es más familiar como producto envasado, para lo que se le añade aceite, vinagre o zumo de limón para potenciar las propiedades conservantes.

En su preparación no debe faltar el jengibre y el azúcar utilizado debe ser moreno.
La cocción debe durar hasta obtener la consistencia de confitura, pero con trozos, aunque tampoco quedan mal todos los ingredientes reducidos a puré.
Se sirve a temperatura ambiente y es ideal para acompañar cerdo, cordero, aves, foie y queso (tanto en caliente como en frío).



- 6 manzanas verdes (pequeñas)
- 2 cebollas
- 400 gr. de azúcar moreno
- 500 ml. de vinagre de manzana (u otro blanco)
- 2 guindillas (yo utilicé de las vascas)
- unos granos de pimienta machacados
- media cucharadita de jengibre (en polvo o fresco)
- media cucharadita de cúrcuma
- 1 pizca de nuez moscada
- 1 clavo de olor
- 1 palito de canela en rama (que luego retiraremos)


Lavamos, y cortamos las manzanas, deshechando el corazón.
Picamos también en trozos grandes las cebollas.
Colocamos todo en una cacerola junto con las especias y el azúcar. Picamos en aritos las guindillas y las incorporamos (intentando evitar las semillas).

Rociamos con el vinagre y ponemos al fuego a temperatura mínima (hasta que las manzanas suelten su jugo y el azúcar se disuelva).
Subimos la temperatura y continuamos la cocción hasta que las manzanas estén tiernas y caramelizadas y con cosistencia de confitura (aproximadamente 30 - 40 minutos).

Dejamos enfriar o procedemos a conservar en tarros de cristal.
Podemos guardarlo en la nevera en frascos con tapa hermética para otras ocasiones.
Algunos recomiendan no consumirlo recién hecho, para que todos los sabores asienten bien.




*Para conservarla en tarros de cristal:

Se estelilizan tarros y tapas por separado, en agua hirviendo durante 30 minutos. Al cabo de este tiempo se sacan y, todavía calientes, se rellenan hasta el borde, sin que rebose, del chutney aún caliente. Se cierran bien y se vuelven a meter así en una olla, con agua hirviendo y que cubra los tarros unos cuantos centímetros. Se mantienen durante otros 30 minutos en el agua hirviendo y luego se dejan enfriar dentro de la olla. Comprobar que se ha hecho el vacío.
Con el chutney no suele haber problemas de conservación, ya que además del azúcar también el vinagre hace de conservante, y en la nevera en un tarro bien cerrado se mantiene estupendamente.




*Otras conservas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada