Related Posts with Thumbnails

Chocos en su tinta



En Galicia a la sepia (o jibia) se le llama choco. Tradicionalmente se prepara guisada con su propia tinta. Podemos utilizar la tinta fresca, retirando la bolsa con cuidado de sepias o calamares, pero es mucho más cómodo, limpio y rápido emplear las bolsitas que se comercializan, lo que también nos permite utilizar el producto congelado y ya limpio.


La tinta es una sustancia exclusiva de los cefalópodos y realmente no es negra, si no rojo-marrón (de ahí que que se utilice el término “sepia” para definir ese color).




  • 1 kilo de choquitos o sepias
  • aceite de oliva virgen extra
  • 2 cebollas grandes
  • 1 pimiento verde
  • 3 dientes de ajo
  • perejil
  • unas almendras (fileteadas, molidas, enteras...)
  • 1 vaso de vino blanco
  • 2 bolsas de tinta


Si utilizamos sepias frescas las limpiamos de vísceras y piel. Vaciamos, quitamos la concha interna y limpiamos bajo el agua fría. Si queremos utilizar las bolsas de tinta, las retiramos con cuidado.
Una vez limpias las troceamos y reservamos mientras preparamos el sofrito.

Picamos las cebollas y el pimiento menudito y sofreímos en una olla con aceite (lo ideal sería una cazuela de barro).
Cuando la cebolla esté transparente incorporamos los choquitos limpios y un majado de ajo, sal, perejil y almendras (podemos "limpiar" el mortero con un poco del vino).
Rehogamos y añadimos la tinta diluída en el vino. Si utilizásemos la tinta fresca tendríamos que colar este vino después de preocuparnos que la tinta se disolviese bien)

Ahora dejamos cocinar a fuego medio durante 20 minutos. Comprobamos el punto de sal y si la sepia está blandita. Listo!
Presentamos con un arroz blanco.

Si utilizamos choquitos pequeños, podríamos presentar la receta con la salsa triturada. Separamos los chocos, trituramos la salsa por separado y luego la vertemos por encima.



Si la salsa está muy aguada subimos a fuego fuerte unos minutos con cuidado que no se pegue, o añadimos un poco de agua fría con una cucharadita de maicena diluída, o echamos más almendra o pan rallado.
Si estuviese muy espesa podemos añadir agua caliente sin problema alguno.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada