Related Posts with Thumbnails

Diamantes de fresa




En esta receta podemos cambiar las fresas por cualquier otra fruta deshidratada, confitada o escarchada. 
También podemos utilizar un poco de colorante rojo y una cucharadita de esencia de fresa, frutos rojos... todo depende del sabor que más os guste.

Fuente: La casita verde



  • 190 gr. de mantequilla
  • 100 gr. de azúcar glas
  • 1 cucharada de azúcar vainillado
  • 250 gr. de harina de trigo
  • 160 gr. de fresas deshidratadas
  • 1 yema de huevo
  • azúcar blanco (para rebozar los rulos de masa)


Las fresas utilizadas en esta receta están parcialmente deshidratadas. La textura es como de gominola, y pueden comerse tal cual. Podemos encontrarlas en ferias, algunos supermercados y en tiendas de chuches. Son ideales para añadir a galletas y magdalenas por el bajo contenido en agua y el alto en azúcar.



Batimos la mantequilla para que quede con textura pomada. Nos ayudará el tenerla a temperatura ambiente.
Vamos añadiendo el azúcar glas, el vainillado y batimos hasta que blanquee y quede todo bien integrado.

Ahora añadimos la harina tamizada y mezclamos bien.

Troceamos finamente las fresas secas y las incorporamos a la masa. Deben ser trocitos pequeños, si no tendremos problemas al cortar las pastas, en cuchillo tropieza con facilidad en trozos grandes.

Cuando esté todo bien mezclado, hacemos una bola y la envolvemos en papel film.
Dejamos reposar en la nevera una media hora, para que asienten los ingredientes y nos sea más fácil manejar luego la masa.

Tras este tiempo, sacamos la bola y hacemos dos rulos cilíndricos, que volveremos a envolver en film transparente.
Guardamos estos cilindros de masa en la nevera, para que endurezcan. Tendrán que estar como mínimo unas 2 horas.


Precalentamos el horno a 180º.

Mientras, sacamos los rulos de la nevera, les quitamos el papel film y pincelamos con la yema de huevo.

Luego pasamos por el azúcar y "rebozamos". La yema hará de "pegamento" y el azúcar quedará muy bien cuando cortemos las pastas.

Ahora cortamos los rulos en rodajas de 1 cm. y las vamos colocando con un poco de separación en una bandeja de horno forrada con papel vegetal.

Horneamos 15 minutos, y cuando estén cocidas las dejamos templar en la misma bandeja, porque estarán blanditas.
Retiramos de la placa y dejamos enfriar totalmente sobre una rejilla.

*Para guardarlas en una lata hermética deberemos dejar que enfríen totalmente un par de horas








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada