Related Posts with Thumbnails

Fabes con almejas



En esta receta típica asturiana lo importante es la buena calidad de la materia prima, como casi siempre. Si no tenemos fabes asturianas o fabas de Lourenzá (Lugo), podemos emplear cualquier alubia blanca, incluso de bote para los más vagos: coceríamos las alubias, previamente lavadas, con los condimentos y el agua de las almejas, preocupándonos de picar muy menudito el ajo y la cebolla. El resultado no es el mismo, pero da el pego, y tendríamos un plato sanísimo en 15 minutos!



  • 500 gr. de fabes (alubias blancas)
  • 400 gr. de almejas
  • 1 diente de ajo
  • 1 cebolla pequeña
  • 1 hoja de laurel
  • 1 ramita de perejil
  • 1 chorro de aceite de oliva
  • 3 cucharadas de pan rallado
  • 1 pellizco de azafrán (o una cucharadita de pimentón)
  • sal y agua



Ponemos en remojo las fabes la noche anterior, en agua fría.


Al día siguiente las ponemos en una cacerola cubiertas de agua fría y dejamos que hierva. En cuanto lo haga, retiramos del fuego, escurrimos y reservamos.

En la misma olla, ya vacía, ponemos el aceite, el diente de ajo pelado, la hoja de laurel, la cebolla pelada pero entera y las ramitas de perejil enteras (luego será más fácil retirarlas).
Se cubre de agua fría y vertemos las fabes a las que les hemos dado un primer hervor y hemos escurrido de aquel agua.
Añadimos el agua fría suficiente para que cubra todo.
Tapamos la cacerola y dejamos cocer a fuego suave durante una hora y media.
Si hiciese falta se va añadiendo agua, siempre fría.
*En olla exprés: ponemos a hervir, y cuando empiece se cierra la olla. Se dejan subir los dos aros, y bajamos el fuego al mínimo (el calor se mantendrá y economizaremos energía). Cocinamos más o menos 10 minutos.

En un mortero machacamos el azafrán y el pan rallado con una pizca de sal. Añadimos un poco de agua o caldo de las fabes e incorporamos a la cacerola, revolviendo bien.
Tapamos y dejamos cocer a fuego bajo una media horita más. (Tiempo que dependerá de la calidad de las fabes).


Mientras preparamos las almejas. Tras haberlas lavado muy bien con agua fría y sal, las ponemos en un cazo o sartén con un poquito de agua, que cubra sólo el fondo.
Ponemos al fuego, para que se abran.

Cuando estén abiertas, dejamos templar un poco, y las vamos sacando del líquido que haya quedado. Podemos retirar algunas conchas, o todas, como queramos.
El líquido que hayan soltado se pasa por un colador muy fino y se añade a la cacerola con las alubias.

Un poco antes de servir se retiran las ramitas de perejil y la hoja de laurel. La cebolla y el ajo se habrán deshecho y sólo quedará añadir las almejas para que cojan temperatura.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada