Related Posts with Thumbnails

Calabacines gratinados rellenos de atún




Lo ideal es utilizar calabacines pequeños, que son más tiernos y no tienen pepitas. En la compra, debemos comprobar que sean: firmes al tacto, compactos, sin manchas en la piel y pesados en relación con su tamaño.


- 3 calabacines pequeños

Para el relleno:
- 1 cebolleta
- 1 diente de ajo
- 3 cucharadas de tomate natural triturado
- 1 lata de atún en aceite de oliva (100 gr. aproximadamente)
- 4 cucahradas de aceite de oliva virgen extra
- sal
- 1 pizca de orégano

Para la bechamel:
- el aceite de la lata de atún
- leche
- harina
- pimienta negra (molinillo)
- sal

Para gratinar:
- parmigiano reggiano rallado
- o pan rallado


Lavamos y cortamos los calabacines. Podemos hacerlo a lo largo o a lo ancho, dependiendo de como querramos presentar el plato. (Ver fotos)
Ponemos en una olla agua salada a hervir, y cuando haya llegado a ebullición, incorporamos los calabacines para que se cuezan un poco, sobre 6 - 8 minutos, dependiendo del grosor de los trozos y del tipo de calabacín. Deben quedar tiesos, para que no se deshagan al manipularlos, pero cocidos lo suficiente para poder sacarles fácilmente un poco de pulpa.
Pasado este tiempo, los retiramos con una espumadera y reservamos.

Mientras se calienta el agua y se cuecen los calabacines, ponemos en una sartén el aceite de oliva y preparamos un sofrito.
Primero doramos el ajo y la cebolleta, cuando estén transparentes añadimos el tomate y cuando el calabacín esté hecho, un poco de la pulpa de éste.
Hacemos un "hueco" para el relleno con ayuda de una cucharilla o un descorazonador de manzanas. Esta carne de calabacín es la que añadimos al sofrito.
Añadimos sal, un poco de orégano y dejamos que se cocine a fuego medio durante 5 minutos más.
Finalmente, desmenuzamos el atún y lo incorporamos a la sartén.

Preparamos una fuente apta para el horno y disponemos las barquitas o los cilindros de calabacín y rellenamos con el sofrito con atún.

Ahora sólo nos queda preparar una bechamel con el aceite de la lata de atún y el resto de ingredientes (los correspondientes a 250 ml. de leche).

Napamos los calabacines con la bechamel y espolvoreamos con pan rallado (o queso). Introducimos en el horno a 180º. Tras 5 minutos encendemos el grill para que se gratine la superficie, y listo, servimos calentito.



Otra forma de rellenar calabacines


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada