Related Posts with Thumbnails

Rodaballo al horno



Esta receta simple (y deliciosa a la vez) la podemos hacer con cualquier pescado entero: lubina, besugo, mero... Simplemente variará el tiempo en función del peso. (Los pescados más alargados y de piel más fina se cocinan antes).
Esta vez he hecho el rodaballo al horno entero, por lo que le he dado unos cortes en las partes más gruesas, lo justo para que penetre un poco mejor el adobo.

El pescado al horno nunca debe quedar seco, así que lo mejor es taparlo con papel de aluminio, prepararlo con salsa o rellenándolo de algo bien jugoso. En este caso concreto, dejamos la cabeza y la cola para que retenga más humedad y el pescado quede mejor.

Normalmente le pongo patatas en rodajas finas junto con la cebolla y el tomate (que cocino antes en el micro o en una sartén), pero he querido preparar el pescado de la forma más ligera posible por eso tampoco espolvoreé la superficie de pan rallado antes del aceite y de introducirlo al horno.
Si queréis, podéis añadirlos sin problemas siguiendo los mismos pasos.

Sabremos que el pescado está en su punto cuando la carne pegada a la espina se despega con facilidad. Es muy importante no pasarse en los tiempos, es mejor volver a meter el pescado en el horno si no está en su punto que tomar un pescado seco. 



  • 1 rodaballo de 800-1.000 gr.
  • 2 cebolletas hermosas
  • 3 tomates maduros
  • abundante cantidad de majado de sal, ajo y perejil
  • 75 ml. de vinagre
  • 100 ml. de agua (medio vasito)
  • un chorro de aceite de oliva virgen extra



Pedimos en la pescadería que nos preparen el pescado, pero que nos lo dejen entero. Si queremos prepararlo en lomos, tardaremos algo menos y pediremos tajadas "de ración". Para el tamaño de estos rodaballos prefiero hacerlos enteros, para no desperdiciar tanto y que además quede jugoso.
Yo, además, soy una forofa de limpiar espinas cuando como pescado.

Precalentamos el horno a 180ºC.

Cortamos en juliana las cebolletas y las ponemos en el fondo de una fuente apta para el horno "pintada" con un poco de aceite.
Cortamos en rodajas los tomates y los colocamos encima de la cebolleta, dejando el centro un poco libre, ya que si el pescado cubre parte de los ingredientes y otros no, no se cocinarán por igual.
Salamos.

Hacemos un majado en el mortero con sal gruesa, perejil y ajo (no escatiméis), y embadurnamos bien el pescado por los dos lados, intentando que penetre bien el condimento en las rajas que hemos hecho en las partes más gruesas, en la cabeza y en el vientre.
Lo colocamos en el hueco de la cama de cebolleta y tomate, y vertemos el agua y el vinagre por encima de todo.

Echamos un hilo generoso de aceite por encima.

Tapamos con papel de aluminio y horneamos durante 30 minutos (para un rodaballo de 1 kilo), tras los cuales podemos destapar la fuente, seguir horneando y comprobar el punto del pescado cada poquito, para no pasarnos.

Listo. Servimos en la misma fuente y servimos las porciones en la mesa.


El bichito antes de entrar en el horno.




2 comentarios: